El musical en lo peor del 2011

Para la revista TV Guide (la biblia de la televisión americana) el episodio musical de Grey’s Anatomy fue uno de los peores momentos de la televisión en el año que termina. Dice la publicación que como la música siempre ha sido un ‘personaje’ importante en la serie era de esperar que hicieran un episodio musical. Y eso no es malo.

Lo que critican es que no tuvo ningún sentido puesto que eran canciones ya escuchadas y que además no encajaban en lo absoluto con la historia del accidente de Callie. Concluyen diciendo que aunque Sara Ramírez tiene un gran potencial para la música hizo falta un mejor repertorio de canciones.

Ese capítulo siempre genera controversias. Están los que lo aman y quienes pasan de él. Para ustedes  Song Beneath the Song fue bueno o malo. ¿Les gustaría ver otro episodio musical en la serie?

La canción bajo la canción

¿Recuerdan el episodio musical que vimos la temporada pasada? Tal vez notaron que Patrick Dempsey estuvo bastante callado. Mientras los otros entonaban Chasing cars, y How to save my life  Derek estaba en silencio. Pues no crean que el chico no tiene talento. De hecho en una entrevista reciente la actriz Debbie Allen quien estuvo como estrella invitada interpretando a la Dr. Avery, reveló que cuando visitó el plató Patrick saltaba y cantaba las canciones de la serie Fame en la que actuó ella cuando era una jovencita.

Tan bien canta que algunos andan proponiéndolo en la red como un actor invitado para la comedia musical Glee.

¿Les gustaría otro episodio musical? ¿A qué actor o actriz de la serie le comprarías un disco?

Post-it [#69]: Corazón desgarrado

Si yo me voy a lanzar a un acantilado, y tú vas a ser empujada hacia uno, ¿por qué no caemos juntos de la mano?

En esa obra maestra llamada The West Wing.

Dios.Destino. Don.Dar. Decir. Decidir. Dañar. Dolor. “Dios mío, ¿cómo pueden hacer esto?, dijo Cristina sentándose al lado de Meredith. En la frase venía el abatimiento que conlleva darse cuenta que a menudo el sistema es cruel, frío, ineficaz. Su amiga que días atrás lloraba porque sus amigos-colegas salvaron la vida de su hija, ya no la tiene. Ya no es la madre de Zola (o eso parece hasta hoy) porque un puñado de burocracia la ha considerado no apta. ¿Qué hace que una persona sea confiable? ¿Estabilidad? ¿Calidez? ¿Racionalidad? ¿Qué demonios implica ser buena madre?

No tengo idea, pero Debora Cahn -la guionista que Shonda Rhimes se dio el lujo de traer directamente desde The West Wing,  una de sus series favoritas  (y la mía)-  viene probando respuestas desde hace un rato. Partió en la S6 pero el asunto recién tomó fuerza en la incomprendida y fascinante finale de la S7

Unaccompanied Minor fue el primero en relacionar la maternidad con una dolorosa espera y a la pérdida de esta, con un universo aleatorio y mezquino. El 7.22 abría líneas para esperar una octava temporada acerca de la maternidad, la herencia y el aprendizaje, pero la idea asustaba. El pésimo manejo del tema en la storyline de Calzona nos hacía esperar lo peor: un mix de tesis liberales sacadas del  “manual del amor y el compromiso” que siempre esconden un mensaje conservador y una puesta en escena temerosa. Sin embargo, lo que va de S8 en torno a esos temas, me ha sorprendido gratamente, pues no ha sido discursiva para tratarlos sino que lo ha dejado entrever como una herida/cicatriz  de los personajes. Esa que a veces duele pero nunca se va. 

“She´s Gone” repite varias veces Meredith en clara alusión a la media premiere,  también escrita por Cahn, que tuvo a Grey dejando ir a Zola, a Avery siendo el Gunther mientras Callie  hace un sodoku; a Teddy despidiéndose de Henry antes de un procedimiento común. (“Te amo mucho y me has hecho muy feliz por primera vez en mi vida, creo”, le dijo)y… a Cristina llorando cuando Owen comprende que  lo que realmente ella quiere es ser cirujana.

“Se ha ido” repite varias veces Meredith en Dark Was the Night, un descorazonador episodio sobre la pérdida, que vuelve a enfrentar a  dioses-médicos con Dios,  a aprendices con sus maestros. A la profundidad de los cortes con la firmeza de las suturas.

Es tentador decir que con él Grey´s Anatomy está de vuelta, pero no lo haré. No creo que la serie deba regresar a ningún lado sino – tal como Justine, la paciente/escritora- encauzar la trama hacia el final que tanto personajes y público merecen. Dark Was the Night  con April en la banca y con  Teddy de titular, dándolo todo en la cancha, es un capítulo grande.

Grande: bien hecho,  con personajes adultos y trasfondo ambicioso. Dirigido por una gran directora: Allison Liddi-Brown, a quien Shonda Rhimes trajo desde esa factoría de talento y corazón a pulso llamada Friday Night Lights. Su cámara nos lleva a través de eventos que transcurren rápido pero dejan emociones inscritas en el telespectador. La responsable del mejor epi de Private por lejos  y dueña del ojo que  nos presentó a Henry Burton y capturó a Cristina aprendiendo que “lo único predescible de la vida es que es impredescible”, se despacha otro capitulazo que sabe la calidad de lo que tiene y deja a quién mira descubrirlo.

Que sabe distinguir entre diálogo y discurso,  entre actuar y dar vida. Que permite al televidente diferenciar entre ver y sentir.

Dark Was the Night  es una enorme entrega sobre menores no acompañados que crecen y adultos que empequeñecen ante un dictamen superior. Sobre personajes que cambian y sistemas que no.  Sobre series que contratan grandes talentos para hacer televisión emocionante. Sobre confiar en el poder  de las imágenes y conjugar con ellas palabras como dios, destino, don, dar, decir, decidir. dañar, dolor. Sobre estar frente a un episodio y decir: ¿Dios mío, ¿cómo pueden hacer esto?. 

Y también sobre vivir en el mundo real y, de repente, caer al piso con el corazón desgarrado. Y pensar: ¿Dios mío, ¿cómo puede pasar esto?. 

(más…)

¡Dale al Play! 7.22: “Unaccompanied Minor”

Estamos a días de que se estrene la nueva temporada, por fin luego de tanta espera vuelve nuestra serie preferida, y es una feliz noticia saber también que la creadora del show expresara que no va a ser la última temporada. Aquí de nuevo les traigo las canciones del último capítulo de la temporada pasada para que vayamos refrescando nuestras memorias y así emprender juntos esta nueva etapa de la serie, que nos deja en suspenso a Mer sola con su hija, Alex odiado por todos (incluso por mí), con April con un nuevo puesto, con Hunt y Cristina separados.

Lo mejor de este capítulo fue ver como una serie de desconocidos que habían sufrido terribles pérdidas acompañan en la esperanza de la única sobreviviente del vuelo. Es asombroso todo el amor, la compasión, la bondad de las personas, que en realidad es lo que nos hace ser seres humanos. Y es verdad lo que nos dice Mer al final del capítulo, que a veces el amor duele, más allá que una herida verdadera, y que es un dolor que podría durar para siempre, pero pienso que toda la felicidad que podes sentir al amar a alguien y ser amado vale el riesgo.

Les envío un abrazo desde Argentina y les dejo estas hermosas canciones. La primera es “Way To The Future” de Katie Herzig, imposible de encontrar, pero a cambio les dejo un tema que sonó en el antepenúltimo de la quinta temporada e igual de recomendable.

“Brighter” de Morgan Taylor Reid

“Lippy Kids” de Elbow

“Anything But You” de Civalias

“In Front Of You” de The Quiet Kind

Post-it [#64]: Yo quería ser mayor

-¿Saben qué pasará cuando crezcan? No, porque nadie lo sabe.

En la imperdible cinta Never Let Me Go

Hay dos costumbres de los realizadores de Grey´s Anatomy que me irritan: establecer paralelos entre la trama de la serie y Private Practice (embarazos, muertes, bodas…) y justificar su renovación poniendo como ejemplo a ER. Lo primero es falta de imaginación, lo segundo, una patudez.

Anatomía de Grey parte con el  despertar de Meredith en una casa grande y polvorienta al lado de un chico sin ropa y con sonrisa de príncipe azul. No sabe su nombre, pero más tarde sabrá que trabaja para él. Los televidentes seguimos a la chica en su auto y la  acompañamos en su ingreso a un hospital que la tendrá bajo las órdenes de la nazi e investigando al lado de otra chica de apellido Yang. En la recepción ambos jefes le hablan a ella y a sus compañeros de reglas, aguante y sobrevivencia. Será el comienzo de una dura noche. Será el primer día dentro de  un lugar que los pondrá eternamente a prueba. Implicará su inserción en un mundo amenazante.

ER comienza a la inversa, la amenaza está allá afuera y su protagonista, la sala de urgencias, aparece como el sitio seguro en que un equipo médico -preestablecido, aunque en constante rotación- intentará cubrir la emergencia, detener la hemorragia, reiniciar la normalidad del sistema. Estabilizar al paciente que viene herido desde el exterior.

Anatomía de Grey fue protagonizada por cinco internos en un programa de cirugía pero, durante la misma cantidad de temporadas, el bisturí fue sólo una excusa para obligarnos a verlos crecer. Fueron años donde las habilidades médicas servían de metáfora al aprendizaje de cualquiera, las reglas y crueldades del (des)amor, la amistad y la suerte corrían por los pasillos del SGH hasta dejarnos con los ojos humedecidos, la sonrisa inamovible o la aterradora sensación de que la vida  puede llegar a ser aquello que pasa mientras estás tirada en el baño intentando levantarte. O esa cinta que ya nadie ve porque transcurre en slow motion.

Pero, junto con los personajes, crecieron las ambiciones del equipo realizador. Grey´s pasó de serie de mid-season a fenómeno, de naturalidad a peinados de peluquería, de actores queribles  a estrellas, estrellitas y estrellados. Y Shonda Rhimes vivió la peor pesadilla que un creador televisivo puede tener: los nombres de sus actores se hicieron más grandes que sus personajes; y la única forma que encontró para contrarrestrarlo fue unírsele: poner su ego sobre la mesa y  ver cuál era mayor.

Algunos dirán que ganó el de Katie Heigl pero yo no estoy segura, diría más bien que el vencedor fue el de la ABC. La doctora modelo nada más ejerció su  legítimo derecho a hacer malas películas y tuvo una temporada en torno a ella para despedirse, pero la cadena la retuvo ordenando que le reiniciaran el corazón. Y  recién ahí los realizadores se dieron cuenta que escribir pensando en sus actores (y no en sus roles) sería un arma de doble filo que le daría dividendos tanto como les cortaría las manos. Recién ahí se miraron las caras y preguntaron:

“¿Lo dijiste? Te amo… no quiero vivir sin ti… cambiaste mi vida… ¿Lo dijiste? Haz un plan, fíjate una meta…  trabaja por ella. Pero ahora y cada vez más, mira a tu alrededor, vive a fondo… porque eso es todo… y podría desaparecer mañana”.

Y los televidentes que acompañamos las lágrimas de Alex Karev  estuvimos demasiado involucrados para ver que detrás de ese texto de Debora Cahn había un solapado mea culpa, una declaración consciente de que hubo tiempo en pantalla desperdiciado e irrecuperable.

Good Mourning -Goodbye era un nombre elocuente para advertir que en el 6.01 no asistimos sólo a la despedida de George sino también al funeral de la meta fijada por Shonda Rhimes y Cía. Al entierro del final de serie que la guionista tenía en su cabeza cuando la creó. (más…)

La tercera en frases

Como ya dije, las desapariciones existen. El dolor se hace fantasma. La sangre deja de correr. Y la gente… la gente se va apagando lentamente. Tengo mucho más que decir. Mucho más. Pero… he desaparecido.

Como lo prometimos, estamos completando las reflexiones para todos aquellos que las han pedido. Hoy entregamos listas todas las de la tercera temporada. Hace un semana presentamos las de la séptima temporada. Y ya teníamos terminadas las de la primera, cuarta, quinta y sexta temporada. Y las que faltan de la segunda esperamos tenerlas en un par de semanas.

  • Próximas operaciones

    [En EE.UU] 12.03 I Choose You se emite en ABC el 8 de octubre de 2015.

    [En España] FOX emite la temporada 11 los domingos a las 22:00 Divinity emite la décima temporada los martes a las 22:30.

    [En Latinoamérica] SONY emite la temporada 11 los lunes en la noche.

  • Escucha los latidos

  • Disecciona su corazón

  • Ahora en Twitter

  • En Instagram @greyspanish

    No se encontró ninguna imagen en Instagram.