Dura noche (la de aquel día)

Hola, gente. Gente del mundo. Seré breve.

Es la mañana del miércoles 5 de octubre, aunque admito que esto lo he escrito (y programado, y con esto se va toda la magia) la noche anterior a las nueve y treinta y siete. Es, entonces, 4 de octubre, todavía hace un calor de la muerte en Vizcaya, donde pocas veces hace calor, y os anuncio mi salida de SGH de manera definitiva. En plan off topic, informal. Y es que si bien es cierto que a estas alturas esto os importará poco –diréis y este quién es, por lo descuidado que yo, el Treps redactor, he estado los últimos meses,– pongo fin a cinco años de andadura como responsable de esta bitácora, que en julio cumplió un lustro y ni me di cuenta. Ahí una de las razones que me impulsan a coger el bote y dejar a los violinistas tocando, a Celine narrando, a los compadres Mauro y Matías charlando y cantando coplas y a Houses, el gran y divino Houses, como nuevo Jefe de Cirugía. El mejor recambio posible, porque es capaz de amar incondicionalmente, cosa de la que poca gente es capaz. Como digo; mi mujer no tiene Alzheimer (preferiría que me atropellase un autobús), pero mi vida está en una frágil tela de araña y debo, quiero y necesito seguir adelante y explorar nuevas cosas, cosas nuevas. Llevar las riendas de esto ocupa tiempo, ni lo dudéis, pero al final es lo que menos importaba. La importante falta de motivación que he sentido esta última temporada me ha servido para enfocarla y volcarla en un torrente increíblemente potente que ha encauzado nuevos proyectos personales, estimulantes y geniales, que –visto lo visto– me están encantado. La ostia.

Así que digo adiós, aquí, ahora, con una imagen de una de las escenas fundamentales de la serie, aquella panda de internos de primer día viendo cómo George fallaba en su primera imprecisión de gloria, disfrutando del error ajeno, inconscientes de lo que a ellos –en la imagen, Meredith e Izzie– les esperaba. Joder, lo que les esperaba. El futuro, que ahora es presente. Por eso me tengo que ir, que no morirme o autocombustionarme, así que si queréis seguirme la pista, de cara a Internet, podéis encontrarme en Twitter o colaborando ocasionalmente en la genuina Todoseries. El resto, por el mundo.

No existiría despedida si no hubiese existido blog, y en vosotros recae esa genial responsabilidad (y casualidad). Los lectores que habéis venido y os habéis ido, sois y seréis el motor eterno de este pequeño wordpress en un mundo de tiburones. Seguid así de entusiastas, así de críticos y así de enamorados de Anatomía de Grey y Private Practice. Por muy ñoño que suene, es verdad: sois SGH. Nimen shi SGH. Ni más ni menos, y nadie más. Mi mayor agradecimiento, tambíen, a mis compañeros (de hoy y de antes). A los mencionados, grandes como montañas, y a los ausentes Infocorp, Natu y CLmaster, que siguen siendo energía.

Me gusta ser ambiguo, pero hoy me mojo: sois todos geniales. Y os voy a echar de menos. Echaré de menos esto.

¿Sabéis lo que es incómodo? ¡Esto es incómodo!

¡Cuidado, spoilers de un regreso que nadie podía anticiparse!

Ahora que la mamá ha sacado las pastas y estamos aquí todos dialogando tranquilamente, heart-to-heart y todo eso, os comento que –para mí– Anatomía de Grey como tal se terminó con la marcha de George O’Malley. Su muerte derribaba un espíritu que había hecho que me enamorase de esa serie; pero ey, soy tan nostálgico como reprimido que no os voy a dejar discutir ese temita aquí y ahora, que todos estamos hartos del eterno debate, así que solamente añado que soy un poco más feliz cuando Grey’s se hace autorreferencial y nos recuerda las grandes cosas del otro día, como cuando Derek se acordaba, en la premiere de hace dos días, de lo mortales que son los autobuses. Estuvo bien. Pero lo de ahora va a estar genial.

Drama’s coming! (más…)

Anatomía Sobrenatural: Así vacilan los Winchester al Seattle Grace

Hay momentos en los que Anatomía de Grey invita a la risa por escatología greysianaestoy enamorada de ese paciente, tiraré mi carrera por la borda, joé y cachis ceporro— y si somos muy cínicos a que nos tapemos la cara y enchufemos Boardwalk Empire, en plan gafapastas. Y de esa naturaleza a veces medio kitsch de la serie, la del culebrón durete y de puro, beben todas las parodias que ha suscitado el Seattle Grace en estos siete años. Os hemos mostrado aquellos chistacos de Mad TV e incluso unos geniales dibujos animados (demonios, hasta nosotros hicimos una: la malograda serie Cardiovascular). Y hace poco, los de Palomitas, el programa de Telecinco, se rieron con ella.

Pero quizás sea Supernatural, esa fantástica serie fantástica (The CW a veces hace cosas buenas), la que mejor ha plasmado la Coña de Grey: lo hizo hace un par de años, ya lo mencionamos, y dedicó prácticamente todo un episodio al tema. En el 5.08: «Changing Channels,» los protagonistas Dean y Sam Winchester son embaucados por el Trickster, una especie de Loki nórdico –el semidios o algo así de las bromas– que se la tiene jurada desde tiempos innombrables a los protas, y el capítulo mete a los hermanos en el mundo de la televisión. Pasan por la sitcom floricolorada de turno, por anuncios de herpes (¡de herpes!), por CSI… y por un hospital que nos será tremendamente familiar; incluso sonará una canción que ya hemos oído en la serie. Una pequeña joya más, como las que se suele montar Sobrenatural porque le dá la gana, y que aquí os recogemos. Yo, claro, os recomiendo bajaros el capítulo completo y, de paso, la serie entera.

Habrá frikis y habrá regresos: los episodios que están por venir

¡Cuidado, spoilers… como es de prever!

8.03: «Take the Lead» (Toma el mando)

El Jefe toma una decisión crucial para su carrera que sorprende a todo el Seattle Grace; Cristina y Owen intentan encontrar normalidad en su relación; April continúa luchando en su nuevo papel; y los residentes de quinto año obtienen sus primeras cirugías en solitario, sólo para descubrir que incluso las cirugías más rutinarias no son siempre fáciles. Se emite el 29 de septiembre.

8.04: «What Is It About Men» (Qué pasa con los hombres)

Una estampida en un Salón del Cómic hace que un torrente de personajes coloridos lleguen a las urgencias; Mark sigue haciéndole la vida difícil a Jackson; y Ben (Jason George) regresa y se da cuenta de que Bailey ha seguido con su vida. Se emite el 6 de octubre.

8.05: «Loss, Love and Legacy» (Pérdida, Amor y Legado), del que sólo tenemos el título, y que seguramente se emita el día 13.

Después de «Free Falling» y «She’s Gone,» el doblete que nos presenta una etapa completamente distinta en el ir y devenir del Seattle Grace, a partir de la semana siguiente la octava empieza a fluir con naturalidad y con estos tres episodios, de los que –como veis– ya comenzamos a saber, aunque no todo nos pille por sorpresa: Webber dimite y Owen toma el puesto, ahora sin golpe de estado, de Jefe de Cirugía, y Ben vuelve sólo para encontrarse con que Daniel Sunjata es más alto y más apuesto que él y que tiene a la chica. Eso, y que parece que Sloan sigue con la astilla clavada en el pecho.

Pero lo mejor es, adivinad qué, que Anatomía de Grey vuelve este mismo jueves. ¡Permaneced enchufados!

Loretta Devine se va a acordar de ésta; ¡Grey’s gana un Emmy!

Si en alguna serie lo saben, es en Anatomía de Grey, país de la enfermedad y, con mucha habitualidad, del buen talento. Interpreta el dolor y honor conseguirás (verdad, Katherine Heigl), porque anoche se entregó parte de los Emmys de este año 2011 –denominados Creative Arts Emmy Awards,– donde se incluyen las categorías menores y más artísticas, y más esforzadas, a propósito, tales como cinematografía o vestuario, que no tienen cabida en la gala buena y bonita, donde tenemos que demostrar el dinero que ganamos y el glamour que nos sobra.

Por ejemplo, podemos decir que la mejor cabecera fue la de Juego de Tronos, que el de Glee es el mejor casting de las comedias o que la británica Downton Abbey tiene las mejores ropitas. Pero lo que más nos engalana contar es que el premio a Mejor Actriz Invitada en Drama ha ido a parar a la sensacional Loretta Devine por el rol de Adele esta temporada, aquejada de un Alzheimer precoz y que hizo de capítulos mediocres («Not Responsible»), capítulos mediocres con escenas memorables.

Nuestra más sincera enhorabuena a una actriz como la copa de un pino que se merece un reconocimiento no hoy, si no cada vez que aparece en pantalla; incluso este verano que se ha dado a las comedias más ligerísimas, pues protagoniza junto a la ex-chica Disney Raven la sitcom de ABC Family State of Georgia. Lo que sí que sabemos es que la volveremos a ver en el Seattle Grace.

Así, este Emmy supone una tirada y una metida para la séptima temporada de Grey’s, que vio en esta nominación una única posibilidad de reconocimiento en la ceremonia de este curso, que por nosecuál año consecutivo se ha visto ignorada de las grandes categorías.

Ver el resto de lista de ganadores en TVLine.

¡Primer avance de la premiere!

lita 12 nos manda el primer sneak de la primera entrega de la octava temporada, compuesta por los episodios «Free Falling» y «She’s Gone,» cuyas imágenes y prometedores argumentos os trajimos ayer para gozo y rechote. Un minuto de la nueva temporada que, por lo menos yo, no pienso ver hasta tener entre manos –ya el 22 de septiembre– el estreno. Vosotros decidís, pero hay algo en lo que no nos podemos engañar: Anatomía de Grey está a la vuelta de la esquina.

  • Próximas operaciones

    [En EE.UU] 12.03 I Choose You se emite en ABC el 8 de octubre de 2015.

    [En España] FOX emite la temporada 11 los domingos a las 22:00 Divinity emite la décima temporada los martes a las 22:30.

    [En Latinoamérica] SONY emite la temporada 11 los lunes en la noche.

  • Escucha los latidos

  • Disecciona su corazón

  • Ahora en Twitter

  • En Instagram @greyspanish

    No se encontró ninguna imagen en Instagram.