Post-it [#71]: Vivir para contarlo


Todos somos escritores, sólo que aún no sabemos cuál es nuestra historia.

En How I met your Mother.

¿Qué tiene el universo alternativo de If / Then que nos deja con una sonrisa en la boca? Fácil: personajes buscando un lugar. Puedes llamarlo quirófano, novio, embarazo, especialidad, como quieras, pero los residentes que nos muestra el 8.13 buscan, encuentran, se engañan, se refugian, se desengañan… es decir, en él GA vuelve a ser la serie de aprendizaje que fue durante las cinco primeras temporadas. Recupera esa esencia que los llenaba de dudas y rabia. Que los obligaba a crecer, amar, cortar.  

¿Qué tiene If / Then que nos deja con un gusto amargo?  El pie forzado vuelve todo demasiado burdo. La manera en que eligen citar momentos claves es más propia del copy paste que de un guión fluido, Sandra Oh no merece un personaje-maqueta ni siquiera en un universo paralelo y podría seguir enumerando fallas, pero no importa, porque logra  entretener y ser un enorme subrayado a lo que la octava temporada nos está queriendo decir: cada uno crea su propio destino.Y  hasta dios sabe cuán atractiva se pone  esta serie cuando arremete contra el determinismo.

 Tal cual, Ellen Pompeo gritándole a Kate Burton reactiva las células de la anatomía de Grey , pues  llega diciéndole al televidente: está chica que ves riéndose aquí con un bebé y casada con un galán de comercial, sobrevivió al peso de semejante historia. Sí, porque hasta ahora la S8 va sobre sobreponerse al destino trazado; acción y reacción.

Sobre tintas rojas, borrones y ríos de corrector. Sobre  mentores, lecciones, útiles, mochilas,  toneladas, genes, accidentes, riesgos, causas perdidas. Trata sobre vivir con las decisiones que tomas. Y como diría Torres: “That is adult”

No en vano la segunda mitad de temporada arranca con esa oda a Meredith y Alex llamadas Suddenly & The Magic Moment, respectivamente. “Sus cuerpos son heridos una y otra vez. No hay forma de saber cuánto daño se han hecho realmente. Hasta que paran”, se dice en el demoledor 8.10. Un capítulo que nos muestra a dos hijas sobreviviendo a volcamientos, oscuridades y pérdidas: una prematura-el espejo recurrente de Alex- encontrando formas de aferrarse  a la vida, reponiéndose ante un escenario adverso que no eligió y una adolescente que pierde a parte de su familia y se ve obligada a ser su nuevo puntal; en uno de los más logrados pacientes-reflejos que ha tenido Meredith a lo largo del show.

La sensación de estar solos parados  en un suelo quebradizo cruza los episodios con serenidad y pequeñas ideas-fuerza como  casos médicos compuestos por chicos obligados a decidir como adultos:  siameses  con padres adolescentes llamados a ser criteriosos (8.11), un niño con más temple que su madre para asumir su enfermedad terminal (8.12) y una pareja cuyo corazón se detiene justo en el día de San Valentín (8.14).  “Cada día de nuestras vidas se mide nuestro desempeño. Parece que aún cuando tenemos la oportunidad de practicar y prepararnos… nunca estamos lo bastante preparados para los grandes momentos de la vida” es la premisa fundadora de Grey´s que intenta recuperar en esta etapa. Y lo hace con cariño e inusitada humildad. 

Es ese genuino “All You need is Love” de la guionista de Off the Map, Jeannine Renshaw, el mayor logro de una S8 que cada cierto tiempo mira hacia atrás para convencernos que debe seguir adelante. Un  anti 14 de Febrero que hace crecer a sus personajes sin perder ni una gota de esencia greysiana: Alex leyendo  una carta de niño enamorado que no puede estar con su amada, Mer y Derek teniendo sexo interrumpido en el auto (otra vez) son guiños simples y emotivos de un cuento de hadas que ya no está y que el televidente no debería extrañar, pues llegó la hora de entender  que cuando creces los ascensores llevan silencio antes que besos y hay ocasiones en que la palabra más romántica que alguien nos puede decir es  “Te conozco“.

Esta es la Anatomía del relevo,  un cuento sin hadas, Duquette ni McDreamy. Es Grey convirtiéndose en Bailey mientras su twister brother proclama el legado de Robbins: “Pediatría es más que cortar”. Es Yang siendo Ying y conformando un gris asombroso gentileza de la buena de  Sandra Oh y su incombustible fiato con McKidd, pero lo que es más importante: instala a los roles en un punto en que advierten que madurar no es aprender la lección sino hacerla una parte de sí.

Hay baches, claro, como la forzada (y oportunista) trama de la enfermedad de  Adele,  capítulos con problemas de ritmo y aún es triste  ver a Arizona convertida en la sombra de lo que fue, pero en la premiere advertimos que la octava temporada se propuso dos cosas: recuperar a Meredith como protagonista y reflexionar sobre las decisiones y sus consecuencias. Dos cosas que ha sabido hacer bien.

Da gusto ver a Grey siendo genio en el hospital y y teniendo una familia feliz en casa,  mientras Cristina lidia con los sentimientos a flor de piel, porque, no sé ustedes, pero yo me instalé,  el 2005, junto a estos personajes en el bar de Joe, para ver el momento  en que el tequila le deja el espacio al amor y la carga materna se convirtiera en una excusa para afilar el bisturí. Para llorar cuando Cristina tenga el corazón destrozado y sepa que el talento no da inmunidad ante el dolor. Es decir, para verlas evolucionar. No creo que una serie de estas características deba ser novedosa en esta etapa, sí  ser capaz de crecer a la par con el televidente que les vió nacer.

En ese sentido, ShondaLand  sigue muy en deuda con la escritura de  Alex, que avanza tres pasos para retroceder dos. El chico es bueno por dentro, lo sabemos, no es necesario repetirlo. Sin embargo, aquello no impide disfrutar  su trama en If only you were lonely, una tenue y reconfortante historia en que la fuerza le gana la batalla a las estadísticas y donde Karev choca con el  egocentrismo (del novio de Morgan) como un llamado a revisar sus propias prioridades.

“No practicamos  hasta que nos salga bien sino hasta que no lo hagamos mal”, decían los hermanos Shepherd en un deslucido Have you seen me lately? que tiene el mérito de esa gran frase que hace sentido a ambos lados de la pantalla: intentar más allá de las probabilidades. Y si a ello, le sumas a Owen y Cristina en terapia, verbalizando sus desacuerdos, más Kim Raver protagonizando las dos mejores escenas de la temporada (primero exculpando a Yang por lo de Henry, y más tarde descargando su odio en Hunt en aquel esperado cara a cara que  nos regaló Jeannine Renshaw) resultan varios  reflejos inequívocos de una S8 empeñada en responsabilizar a sus personajes por sus actos y hacerlos comparecer como adultos que son. Y la verdad que es atractivo verlos lidiar con el perdón y la culpa.

¿Tener esos sentimientos es signo de adultez? No estoy segura, pero lo cierto es que en esta Anatomía no hay evasión; sólo treguas. El peso está ahí para cargarlo y continuar o dejar que te aplaste, pero nada ni nadie lo hará desaparecer.

Ni siquiera soñar con un universo paralelo.

Deja un comentario

15 comentarios

  1. Hurley

     /  1 marzo, 2012

    HAS VUELTOO!!!

  2. Poli

     /  1 marzo, 2012

    Siii! Celine extrañaba tus palabras! Exelente como siempre🙂

  3. Houses

     /  2 marzo, 2012

    Como siempre fantástica. Me dejas sin nada qué decir.

  4. Bethzy SG

     /  2 marzo, 2012

    *__*❤

  5. Yari

     /  2 marzo, 2012

    Que manera de escribir…

  6. andreanatomy

     /  2 marzo, 2012

    No se puede añadir nada mas! Fantastico todo lo que dices como siempre😀

  7. Susana

     /  2 marzo, 2012

    Ahh!!! ; P Saludos C, me alegra leerte

  8. Muy bueno, me encanto, y lo leí con la música del capitulo de fondo, mágico…Felicitaciones

  9. rissballhet

     /  2 marzo, 2012

    Seca!!!! Amé la entrada🙂 excelente análisis!!

  10. Yelus

     /  2 marzo, 2012

    Es que solo tu escribes lo que pensamos🙂 que Don te han dado Celine el de expresarte con esas lineas ee y gracias a mama Shonda por haber creadoo Grace`s Anatomy.

  11. Mikel

     /  2 marzo, 2012

    Es pura poesía la forma en la que Celine analiza los episodios de Grey’s. Felicidades!!

  12. estoy perdida y el 8×17?

  13. Piky

     /  3 marzo, 2012

    Es impresionante como podes plasmar con palabras, todos los sentimientos que me pasan cuando veo esta serie y con las cosas con las que me siento identificada. Felicitaciones!
    Es un placer leerte!
    Saludos desde Argentina.

  14. Mar

     /  3 marzo, 2012

    ¡Qué placer que hayas vuelto Celine! Comparto lo que dices. ¡Qué buen análisis!
    Espero que vuelvas más seguido por aquí. Felicitaciones.

  15. maddi

     /  29 marzo, 2012

    es todo un placer leerte!
    muchas gracias poir ello!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: