Post-it [#63]:The L Word (Looking)


Sé que la oscuridad se cierne sobre ti
pero es cuestión de perspectiva
cuando estás fuera y miras hacia adentro
Perteneces a alguien

Y cuando sientes que no puedes más
o que el final está cerca
como si tu corazón fuese a partirse en dos
Alguien te quiere.

Apoyé la maleta en mi pecho
para poder sentir el peso de alguien
Te recosté para que descansaras
sólo para sentir que es eso de dar y recibir

Tengo una nueva interpretación
y es un punto de vista mejor
Mientras tú buscabas a los demás
yo estaba buscándote a ti.

Brandi Carlile en Looking Out“

Un nuevo hogar que no es, una emergencia que no llega, una cuna que no existe, un accidente que no se ve, un caos que no hace ruido, una banda sonora que no se oye,  un jefe que nadie quiere escuchar, una niña huérfana, un matrimonio que no es tal, un macho que ocupa el estereotipo femenino, un papá que desaparece. Una mujer que aprendió a cortar.

Matrimonios sin hijos, otra niña sola, una cabeza que duele como un avión estrellado.

Una amistad que ya no es, una disculpa que no llega, una cuna prestada, muertos que no se ven, palabras que no dicen lo que  ellos quieren escuchar. Silencio.

Un nuevo hogar que ya fue,  un dolor que se quedó, esperanzas que no son. Otra hija sin madre. Una finale que en realidad es premiere.

Todo aquello y más es (y no es) ” Unaccompanied minor”, un capítulo con un título perfecto que contrarresta con  el irregular currículum de su guionista, Debora Cahn (que va desde The West Wing o la magnífica SF de la quinta hasta verdaderos bodrios del planeta G)  y de la cual nadie esperaba algo especial… pero lo hizo. In my opinion, claro.

Lo elaboró de la mano de “un caballero de brillante armadura” llamado Rob Corn, responsable de la dirección de varias joyas greysianas, incluidas Golden Hour y  With You I’m Born Again, la premiere narrada en” slow motion” que prometió de una plumada algo que este 7.22 llega a subrayar: Grey´s Anatomy es un tv show de personajes, no de situaciones. Sí, “Contigo renazco”  al igual que “ Unaccompanied minor” presentó una edición cuidada,  que respetó la duración de cada escena, ralentizó la narración y dejó que sus personajes respiraran, que el silencio hablara. Que el dolor habitara en lo que no se dice. Que la sangre corriera fuera de cuadro.

En eso fue arriesgada, como dice el bueno de Treps, porque dejó al departamento técnico lucirse, mientras llevaba a sus personajes hacia la sombra, literalmente  hablando y no tanto. Si ven el episodio sin subtítulos podrán apreciar mejor, la iluminación a contraluz de algunas escenas notables o algunos recursos semi-cinematográficos como el memorable plano-secuencia que sigue a Mer cuando encuentra su casa vacía.

Look: (v.) mirar, buscar, ver, parecer, esperar,observar, proteger,mostrarse...

Todo se inicia con un par de conexiones notables entre premiere y finale: Derek que antes sentía adrenalina solo en su automóvil, ahora pone su energía en la custodia de Zola y la construcción de su hogar, mientras una superviviente Bailey que antes volaba  desde la casa de sus padres con destino a Seattle, hoy ve como un avión que hace el mismo recorrido tiene un accidente. Las comparaciones siguen con algunos guiños a Disarm (por oposición)  y terminan con el “glue-tape” uniendo las manos de Miranda y su nuevo Ben “que no se llama Ben” y le interesan las fistulas.

Y con ello tenemos cerca de diez minutos y un par de escenas sueltas en que el 7.22 se define como final de temporada, porque el resto del tiempo es estreno, es “opening night”. Es inicio sobre fin, no al revés. Es búsqueda hasta al cansancio. Literalmente.

Se buscan sobrevivientes; no hay. Se buscan pacientes; no llegan. Shepherd y el chief buscan sacar información de Meredith; no la obtienen. Alex buscaba ser jefe; no lo es. Lucy esperaba una respuesta; no la escucha.Owen y Cristina piensan juntos una manera de lidiar con el embarazo que no les perjudique… No la encuentran.

Y la única cosa que nadie esperaba que ocurriera tan pronto, sucede: la custodia oficial de Zola, quien sólo es una de las menores no acompañadas que protagoniza el episodio, pues no es un ningún misterio que  temáticamente se pretendió hacer un cruce de orfandades a diferentes escalas .

Ahora, la pregunta es: ¿es lícito construir una finale  basada en lo que debía pasar, en lo que no fue?

Hell, yes, como diría Grey. Deben tener claro, eso sí, que lo responde alguien que si le preguntan por sus dos capítulos favoritos de la serie ER, contesta sin dudar “Secretos y Mentiras” (8.16) y “En la playa” (8.21) y el primero es un estupendo homenaje al Breakfast Club (un grupo de doctores queda castigado en una habitación fuera del hospital) y el segundo no puedo decir de que se trata porque sería un spoiler gigante pero transcurre en medio de olas, hijas ingratas, deterioro y no hay un solo delantal blanco. Es decir, me gusta la idea de des-uniformar a los personajes, me gusta la idea una Anatomía sin bisturís y con muchos cortes emocionales.

“Unaccompanied minor” no es tan bueno como los mencionados, pero porque tienen distintos objetivos. Porque mientras los anteriores sustentan un  ejercicio de estilo o un episodio especial, lo del 7.22  es la indefinición y -no se confundan- sabe hacer de ella, una virtud; convertirlo en su mensaje. Si se fijan, desde el título hay  un no-, un prefijo que anula las afirmaciones, que contrarresta todo.

Es un capítulo de anatomía gris con todas las de la pantalla.

El mismo monólogo reflexiona en torno a tener o carecer, a un estado anterior versus el actual: “Es más fácil estar solo, porque, ¿que pasa si aprendes que necesitas amor?  ¿Y entonces tú no lo tienes? ¿Y si te gusta? Y, ¿si te apoyas en él? ¿Qué pasa si moldeas tu vida alrededor de él y de repente se cae a pedazos? ¿Puedes sobrevivir a ese tipo de dolor? “

No me voy a ningún lado, Cristina. Si dejas que me quede. (Owen 7.01)

El mismo Hunt -Kevin McKidd en una actuación excelente-  tiene la boca llena de textos que definen el matrimonio, el compromiso, la forma en que el amor debe ser correspondido versus una Cristina repleta de no, no, NO!.  Y demonios, los tres cara a cara entre marido y mujer son una delicia, la escena en que le cuenta que está embarazada es sublime, el sarcasmo de ella es lo máximo: “No voy a llevar tus esperanzas y tus sueños..” ” Dime cuando empieza la vida. No puedo esperar…” Sandra Oh es asombrosa, cuando uno cree que le conoce todo su registro, saca un nuevo matiz de la manga…

Pero lo digo hoy: sálvense quién pueda que ShondaLand se ha metido en una camisa de once varas,again. Y la única forma de salir de ahí es con Cristina abortando. Lo siento, pero no resistiría un caso Callie-Arizona 2.0 o lo que es lo mismo: “demuéstrame que me quieres sacando un instinto maternal de dónde sea o atravieso el vidrio del auto”. Y lo digo yo que me encantó “La canción bajo la canción”. Es que  ¿Cómo diablos no va haber mejores argumentos que llenar la serie de embarazos indeseados…?

Todo es negociación, remember? Bueno, me trago la encrucijada colorina sólo porque me gustaron sus escenas sin cortes (¡gracias!) y porque va acorde a la inversión de roles que caracteriza a la pareja desde siempre. Owen es tan femenino en su estereotipo que asusta, tan mujer que quiere post natal, tan mina que le dice “ándate” en vez de irse él de la casa… pero espero de corazón que en la S8 respeten la esencia de Yang si no… quiere decir que a Shonda la perdimos… otra vez.

Naces simple o naces yo.  (Yang, 701)

Simple, qué palabra. Con ella, Krista Vernoff nos flechó el corazón en la premiere  y con sus antónimos Debora Cahn nos presenta a Meredith Grey en la finale rompiendo códigos médicos y matrimoniales. “No pienso que las cosas sean simplemente correctas o equivocadas. Las cosas son más complicadas que eso… No hay nada simple en eso”, dice en una estupenda escena MerDer al estilo primeras temporadas. Y la verdad, no quiero detenerme en el que hayan terminado distanciados -se nota que es  sólo un truco barato para enganchar- sino recordar el capítulo en que la madre de Derek le hace notar el necesario contraste que le aportaba Mer a su vida y,  aunque sigo creyendo que el que Grey  arriesgara tanto por mejorar a Adele es insostenible e inverosímil, debo destacar cuánto se agranda la relación cuando los guionistas se acuerdan que McD tiene  un carácter por matizar, muy conectado con el tamaño de su ego.

Demasiado simple, eso sí, la manera en que el neurocirujano se encariñó con Zola (culpa de White Wedding) aunque la idea de que adoptasen un hijo me gusta bastante. Es el tipo de  jugada autoral de Shonda que se sitúa en la delgada línea que separa la alusión biográfica (o el placer de describir un proceso que conoce de cerca), del escoger la storyline más adecuada a la protagonista de su serie y por ende, los frutos de esa trama dependerán de cuál de los dos lados se imponga. A lo largo de estos siete años el guiño a la vida privada de los realizadores no ha llevado a buen puerto, pero aún así, la declaración de Mer, “Honestamente no sé mucho sobre ser madre, pero estoy dispuesta a aprender”,  es un buen augurio.

Eso y el texto con que se enmarca la llegada de la niña a la casa vacía, es un punto de partida tan al estilo Grey´s que suena honesto. Ahora, reiniciar toda la serie en plan “internos en un programa de maternidad” en vez de cirugía no me parece. Tanto paralelo Yang/Hunt-Derek/Mer-Sloan/Callie…tanto bebé simultáneo me da mala espina. Seriously.

Quiero decir, ¿qué está pasando? ¿cuál es el punto?… por qué el universo es tan jodido, aleatorio y mezquino (Meredith 7.18).

Es que lo mejor de “Unaccompanied minor” y su cómplice Sobreviviré” es ser un díptico temático sobre “la ley del más fuerte” entre amigos contrarrestada con “la solidaridad entre desconocidos”. También poner en primera plana un tema que recorrió la segunda mitad de temporada cuasi silenciosamente por culpa del donante de semen: la batalla entre los médicos y el sistema. O como diría KT Tunstall,  la relación entre el universo y nosotros. El 7.22 tiene a Meredith asumiendo las consecuencias de romper el protocolo, pero antes lo hizo Alex (con la bitch del cheque y Stark) Cristina (con los pacientes de Altman) Callie (adelantándose en su recuperación) Teddy (casándose con Henry) Bailey (relacionándose con el enfermero) y es difícil no acordarse cuando la misma Miranda le dice a la cardiogodness y ¿por qué no?

Y es difícil no notar que ambas terminan el episodio acompañadas, mientras los residentes deben ver cómo el sistema se impone o lo que es lo mismo: cómo April es designada jefe.

Y es fácil advertir que el accidente aéreo es un excelente ejemplo de la crueldad del destino, de lo aleatorio del universo, pero al mismo tiempo una situación en que el protocolo es tan importante como ínútil. Tan correcto como inservible. Aplausos para la señorita Cahn por dicha metáfora, por favor.

La llegada de Zola es un contrapunto del útero hostil. Esa cafetería llena de deudos es un contrapunto atractivo de las cero muertes de Disarm. Los médicos inutilizados y dando malas noticias se conectan con esa sala llena de heroísmo, risas, lágrimas y sanación del 7.11 porque -según ShondaLand-  el universo da por un lado y quita por otro. Y a las personas no nos queda más remedio que adaptarnos o morir.

Como ven, es un tópico válido, atractivo pero complejo, que requiere de un equilibrio difícil de lograr. Ya lo vimos en la trama de Calzona: buenas intenciones no es igual a buenos argumentos. No creo que eso de adaptarse se aplique a  una maternidad indeseada tipo Arizona, pues  decidir tener un hijo no se trata de “pizza versus comida china” y Shonda Rhimes no es Rodrigo García, el cineasta que ha convertido aquel dar y recibir en el gran tema de su “Mother & Child”. Película  protagonizada por la talentosa chica Scandal, Kerry Washington (más la participación de Amy Brenneman)  por lo que asumo es conocida por la creadora del show.

Espero que Rhimes no se engolosine, asuma sus limitaciones, juegue en la cancha que conoce y no pretenda versionar  el leit motiv de la peli convirtiendo la S8 en una tesis sobre la maternidad y la condición femenina, pues ya sabemos que  el SGH no da para esos tiros.

Eres imposible  (Teddy, 722).

El otro acierto de la S7 que la finale se encarga de destacar, es el haber puesto la mirada en  la otra cara de la moneda, o sea en lo que significa ser paciente. Ese enfoque que comenzó con la gran Mary y la Dra B reincidiendo en el enorme These Arms of Mine, el capítulo en que el quehacer médico se mira en la cámara y al espejo. El episodio que homenajeó y criticó el poder manipulador de la tv en partes iguales, pero sobre todo, puso el ojo en los enfermos para así poder hablar de quienes día a día recorren hospitales en busca de una recuperación real. Para hablar de lo que implica tener el don, para retratar a quienes  dan y reciben una segunda oportunidad real.

Segunda oportunidad que Teddy le regaló a Henry, que Alex le regaló a Lily, que Cristina le regaló  a Callie, pero el universo, el destino, el azar, Dios, o cómo quieran llamarlo, le negó a Mary.

A Mary, la  paciente del matrimonio perfecto, la de la muerte inexplicable, la que hizo llorar a Miranda y cuyas lágrimas se emparentan en este 7.22 con las de la madre de Mathew. Con las pérdidas que no vemos. Con las velas de Disarm.

Pero el mayor contraste sería el toque final:

Los doctores del SGH partieron la temporada apostando en equipo, sintiéndose afortunados de estar aquí, creyendo que siempre se puede hacer más, sin embargo, terminaron con las piezas vacías, los pilares sin muros, las manos atadas. Sin recetas para aliviar sus propias molestias.

Siendo un número excesivo de tratantes para un solo paciente, Sarah, niña símbolo de una próxima temporada en que jugarán en solitario. En sus marcas, listos, para volver a empezar.

Deja un comentario

10 comentarios

  1. Srita. Inverosímil

     /  29 mayo, 2011

    E-P-I-C-O! (:

  2. aironne

     /  29 mayo, 2011

    Celine eres una DIOSA, tu mejor post hasta la fecha a mi parecer, enhorabuena!

  3. jootaam

     /  29 mayo, 2011

    ¡Bravisima!

  4. vicky

     /  29 mayo, 2011

    estos post-it me hacen querer rever capitulos anteriores para ver esos detalles, como los colores, wow! y asi entender mas estos…. genial!

  5. carls

     /  29 mayo, 2011

    Realmente bueno..
    Y la ganadora del la season finale ha sido Teddy, yo se que han tenido muchas discrepancias en este blog sobre porque darles tiempo en pantalla a los que no son del cast original que a a los que si pero la finale ha estado tan abrumadora, llena de soledad, de pagar culpas, de no saber si luchar por las cosas o es simplemente una batalla que se habia perdido antes de empezar a pelear, que se agradece que al finale haya habido un final abierto pero feliz, y realmente Teddy es la sucesora de Addison en el Seatle Grace, la persona que lo seguirá intentando.
    Realmente me ha gustado tu post porque lo que apuntas de Debora Canh es cierto es tan irregular como aquella horrenda season finale de PP y volteas a ver su espantoso 7×16 de Greys, pero después vuelves a ver el final de la 5ta y te enamora, o la respetas cuando ves este cap que no ha sido el mejor pero que es funcional y que te deja un panorama de que las cosas pueden salir a flote.
    Y tu Celine ralmente me ha gustado tu analisis y la forma en que lo plasma, no habia pensado la analogía entre este cap y el Disarm que como bien apuntaste ahi se pudo cerrar la temporada, porque después de ese cap el único que vale la pena es “Sobreviviré” y un poco “Hora de Oro”.
    Felicidades Celine

  6. Victoria

     /  29 mayo, 2011

    Felicidades por el post! Pero yo queria decir que entiendo el por que Meredith se ariesga tanto. En el capitulo en el que Adele confude a Meredith con su madre donde esta le dice que le devuelva a su marido, puedo enterder que Mer se sienta culpable por lo que le hizo su madre. Ademas Mer quiere mucho a Adele y no quiere que sufra como sufrio su madre ante la enfermedad del Alzeimer.

  7. celine

     /  3 junio, 2011

    Muchísimas gracias a todos x sus comentarios, leer y estar frente a la pantalla!

  8. para mi ellen pompeo y sandra oh son feas

  1. Post-it [#65]: El derrumbe « SGH / Anatomía de Grey & Private Practice en español
  2. Post-it [#69]: Corazón desgarrado « Seattle Grace Hospital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Próximas operaciones

    [En EE.UU] 12.03 I Choose You se emite en ABC el 8 de octubre de 2015.

    [En España] FOX emite la temporada 11 los domingos a las 22:00 Divinity emite la décima temporada los martes a las 22:30.

    [En Latinoamérica] SONY emite la temporada 11 los lunes en la noche.

  • Escucha los latidos

  • Disecciona su corazón

  • Ahora en Twitter

  • En Instagram @greyspanish

    No se encontró ninguna imagen en Instagram.

A %d blogueros les gusta esto: