Post-it [#50]: El alma al aire


¿Cuánto pesa la vida?

En 21 gramos.

Si crees que esta es una sección arbitraria y autoreferente, déjame decirte que tienes razón (es a propósito)  y espera a leer lo que sigue.

En la casa de mis padres, más específicamente en la pared de mi ex habitación de niña- adolescente todavía yace un afiche de una de mis obras de teatro favoritas: Tres mujeres altas. La pieza escrita por Edward Albee nos cuenta la historia de una mujer a través de tres etapas, edades (y actrices) distintas.   El personaje A es ella a los 92 años, el B a los 50, el C a los 26. Ahora, lo atractivo está que nos enteramos de ello sólo hacia al final, porque durante la mayor parte de la obra, los roles interactúan entre sí como si fuesen independientes. Es decir, la representación permite al espectador (y al mismo personaje) hacer un recorrido por lo que esa mujer quería ser, por lo que fue, y por lo que  terminó siendo. Mentiría si dijera que recuerdo sus escenas con exactitud o todas sus notables frases, sin embargo, la sensación que dejó en mí la recuerdo como si la hubiese  visto anoche y creo que es en vano intentar describirla en palabras. Una de las cosas alucinantes que tiene el teatro es que cada función es única como una especie de pacto secreto entre los asistentes, dispuestos a recibir textos y reflexiones en forma de flechas.

Sé que por ahí hay algunos que leer Albee y Grey`s Anatomy en un mismo párrafo les produce arcadas (una razón más para hacerlo) pero Tres mujeres altas es una de las primeras obras a las que asistí, y recuerdo patente que la actriz que interpretaba la juventud de la mujer aún temblaba y lloraba mientras recibía una ovación. Sus lágrimas provenían de una desvastadora escena final en que se angustiaba al tener al frente, su insospechado futuro.; al verse irreconocible.  También tengo en mi retina al personaje mayor diciendo: “los niños deberían saber que nacer es empezar a morir”.

ImageShack, share photos, pictures, free image hosting, free video hosting, image hosting, video hosting, photo image hosting site, video hosting site

Obviamente hay abismos entre el imaginario del dramaturgo y un programa de ShondaLand, y no voy ahondar en eso aquí, pero Albee es un visionario y en un escenario trazó una trayectoria que permite al espectador hacer lo mismo que una serie de televisión a sus seguidores: ver los diferentes estados de una  misma vida. Y algo me dice que la actual alza del interés de la gente en las historias divididas en temporadas, está muy relacionado con el voyerismo y la catarsis que implica presenciar el tránsito de la existencia (ilusiones-decepciones-triunfos-derrotas-comienzo-cambios-final) como un todo indivisible.

¿A qué viene esto? A que tal vez requieras conocer el principio de GA para simpatizar con el viaje de Cristina. Es más: probablemente sea necesario que sepas personalmente lo que es estar en una encrucijada sin saber cuál camino seguir. Que algo te haya dolido, que te hayas desvelado, que tengas el cuerpo marcado con cicatrices. O que estés en medio de la carretera con el equipaje a cuestas, preguntándose  si lo correcto es devolverse o  avanzar.

Esto es porque Adrift and at Peace al igual que el resto de la S7llega con dos preguntas inscritas en la frente, como esas molestas marcas de agua que cruzan las pantallas: ¿Quién eres?  ¿Para qué?

“Quiero escribirte un cuento lleno de ventajas. La primera ventaja es que cuando llega al final no se acaba, sino que se cae por un agujero y el cuento reaparece en mitad del cuento. Ésta es la segunda ventaja y la más grande, que desde aquí se le puede cambiar el rumbo, si tú me dejas, si me das tiempo…”

Julio Medem en Lucía y el sexo.

Supongo que lo que me llevó a pensar en aquel montaje, luego de ver el 7.10, fue la forma en que el guión perfila la crisis de Cristina, desde tres miradas diferentes: Meredith, Owen-Derek, Teddy.  Al paralizarse las tres facetas de Yang – nueva mujer con sentimientos, alumna brillante, “hermana” gemela con el corazón en el bisturí-dejan un vacío en los tres médicos mencionados, pero sólo es el símbolo de una temporada que puso a todos a darle un sentido a su segunda oportunidad. Sus perspectivas resumen el antes y después que marcó Mr. Clark en el tránsito del personaje, cuando en Sanctuary y Death, Shonda Rhimes  agarró a sus creaciones a balazos para que renacieran. Hecho que terminó siendo un desesperado llamado a sus tropas a “vivir con honor o morir con gloria”, por lo que los sobrevivientes  hoy están en eso: viviendo con honor. Espera… ¿qué es vivir con honor?

¿Ser consecuente? ¿talentoso? ¿feliz? ¿respetuoso? ¿genio? ¿luchador?  ¿estar tranquilo?

Digamos que luego de una situación límite hay dos opciones: una, te miras hacia dentro y encuentras en la supervivencia una victoria más que te motiva (Álex), Lexie, Mer) que coleccionas como las muestras de sangre en la caja de Dexter. O dos, la introspección  te lleva a lugares insospechados  y te adviertes vacío, quebrado, autómata y te lanzas a buscar un proyecto vitalizante (Teddy, Bailey)

Ahora, ¿qué pasa cuando ese “renacer” no hace valorar la vida sino que cambia, remece, cansa? Según el 7.10: salen las emociones a flote. Pues el más atractivo giro del episodio es configurarse como un desahogo generalizado.

Mer y Owen, por ejemplo, confrontan sus visiones de la anatomía de Yang y se dicen todo lo que se tenían guardado, en una escena de antología que incluye un estupendo “la cirugía es lo que somos” y una bofetada en forma de “Ella no es como tú”… No hay que olvidar que Cristina se vio involucrada en los disparos, siguiendo a Meredith que la arrojó a un lado para salir de la sala en que esperaban. Es lógico el alejamiento entre ambas no porque Yang la culpe realmente, sino porque es el recordatorio constante de lo que sucedió.

– A veces, incluso si tienes las llaves de esas puertas, no se pueden abrir.
– Incluso si la puerta está abierta, la persona que estás buscando puede no estar allí.

Wong Kar Wai en My Blueberry Nights.

“La vida humana está hecha de decisiones: sí o no, dentro o fuera, arriba o abajo. Y luego están las decisiones que importan: amar u odiar, ser un héroe o ser un cobarde, pelear o rendirse, vivir… o morir”, nos repetía Derek en la finale por si aún no lo sabíamos. Y tal vez, el mayor acierto de Tony Phelan y Sra. es recordarnos que cada opción tomada trae consecuencias, positivas, negativas, reversibles o no.

En ese sentido, no parece casual  que sea el mismo Shepherd quien haga que las emociones de su heroína salgan a flote, enseñándole que la vida es como la pesca: un recorrido en que “lo único predescible es lo impredescible”, y que esto último lo aprenderá a manejar si se tranquiliza y deja que las emociones fluyan. La metáfora es tan cursi como la leen, pero efectiva. Sobre todo gracias a Oh y Dempsey que están impecables en sus secuencias, pese a que el sol sobre la cara  de ella me pareció un exceso, una explicitación innecesaria (otra vez); la única caída de una eficiente dirección  que llevó Grey’s hacia exteriores y locaciones fuera del hospital, lo que siempre le oxigena y se agradece.

Los fotogramas que acompañan este post-it son mis encuadres favoritos de Allison Liddi, especialmente el “Choose the way” de Altman, y  los ojos humedecidos de Grey; su “Sé que sólo puedes ver las máquinas y las heridas, pero el aún está ahía su paciente, me pareció un espejo sensible, emotivo, simple entre ella-Owen y Yang. Sutiles como los de las primeras temporadas.

Lo más doloroso de que te rompan el corazón, es no acordarse como te sentías antes.

Cassie en  esa maravilla llamada Skins.

El otro tema que se desliza a través del pescado de Cristina y la trama de Callie es el de “la pequeña victoria” que ayuda a recuperar confianza, a sanar. La ausencia de Arizona obligó a cuestionarse su autoestima, su  capacidad de entrega y calibrar su necesidad reconocimiento. De modo que, muy a tono con los temas navideños que suenan de fondo, Adrift and at Peace habla sobre dar y recibir. Sobre abrir puertas o cerrarlas. Sobre que a veces querer es esperar a que las heridas cicatricen antes de girar la llave.

Al principio me pareció de muy mal gusto musicalizar con villancicos una operación de un tipo desagrándose, pero más tarde advertí que preparaba el terreno para el gesto navideño de Altman. Nuestra cardiogodness-profesora-soldado, que  no sabe vivir sin una causa  mayor entre manos, aparece con el clímax perfecto para un capítulo que intenta ser mágico y bendecir, tanto a quienes poseen el don impresionante de salvar vidas, como el de desarmar con un buen beso.

Y si bien hay un 50% de posibilidades de que esa storyline con Henry sea  un refrito, también hay otro cincuenta que le dé a GA algo que se fue enredado en el equipaje de Katie Heigl y en el uniforme de su amigo TR: nobleza de corazón. Hechizo. Porque si vamos a tener la posibilidad como televidentes de ver crecer a un grupo de personajes durante siete años, queremos que sea un cuento lleno de ventajas; un relato que sepa poner al aire, el alma.

Por eso, puede que la mejor toma del capítulo no esté en las capturas de este post-it , a decir verdad. Tal vez la mejor sea el primer plano a la cara de Derek diciéndole  gracias a Cristina en forma de “Yes, she is… she really is”.  porque es el momento en que Adrift and at Peace se convierte en un cuento navideño cuya moraleja es que lo importante es estar agradecido, y que la mejor forma de hacerlo es compartir lo que tienes en tus manos, con quienes les haga falta.

Es que si  Shonda Land va a tener la posibilidad de entrar en el hogar de tantos televidentes durante ocho años, debe escribir una trama en que los corazones heridos encuentren tarde o temprano,  su cura; un relato que siembre la semilla del idealismo para quien la quiera recoger. Porque tal vez,  la real ventaja de hacer buena televisión sea esa: poner  sueños por delante… y regalar a su público una auténtica noche de paz.

 

Deja un comentario

15 comentarios

  1. lex zepelin

     /  12 diciembre, 2010

    Simplemente … ¡Bravo!

  2. webb

     /  12 diciembre, 2010

    yo ODIO skins con todas mis fuerzas, y no me esperaba qe a ti te gustase celine, es una serie falsa porqe lo qe sale no titne nada qe ver con como es el mundo real, pretende ser inteligente e ingeniosa y es HORRIBLE, nunca pense qe te gustara

  3. Celine

     /  12 diciembre, 2010

    lex zepelin: Gracias.
    webb: las dos primeras temporadas de Skins me gustan y me parecen muy bien realizadas, con varios aciertos que sería medio largo explicar… el resto de temporadas no las he visto,

  4. LILITH

     /  12 diciembre, 2010

    Es una delicia leer tus análisis. Gracias.

  5. Andrea

     /  12 diciembre, 2010

    Precioso espero con ansias el dia de reyes

  6. wow!!
    de verdad me encanto el capitulo y la critica fue… wow!
    la maravilla de Greys (creo yo) es esa cosa de dejarte cosas tan profundas marcadas sin haberte dado cuenta siquiera… esas pequeñas frases, pequeñas miradas entre los personajes que dicen todo…
    me encanto tu critica…
    y quiero YA que sea 6 deenero -.-

  7. andaluza

     /  13 diciembre, 2010

    ENHORABUENA!!!!!xq vaya pedazo de analisis…me he caido pa atras jajajajajaja me ha encantado!!!gracias!

  8. La verdad qe me encanto el analisis, felicitaciones ! 🙂 Me hubiese gustado un poqito mas del final en donde aparece Arizona, cuya actuacion de Jessica fue como Woow !! Sin palabras !

  9. daiu

     /  14 diciembre, 2010

    holaaa me podrian decir sii es verdad que se integrara una nueva actrizz a anatomia de greys q sera la q ponga un poko de celoss a arizonaa??

  10. bgirls

     /  14 diciembre, 2010

    Recien descubri esta pagina y hecho algunos comentarios, pero dejame decirte CELINE que tienes una gran habilidad en la escritura.. fue realmente bueno ese post-it

  11. laurabogotana

     /  14 diciembre, 2010

    Muy bello escrito Celine y a mi me ENCANTA

  12. laurabogotana

     /  14 diciembre, 2010

    Muy bello escrito Celine y a mi me ENCANTA Skins! Cassie, wow, esa frase me mató!

  1. Post-it [#62]: The L Word (Learn) « SGH / Anatomía de Grey & Private Practice en español
  2. Post-it [#69]: Corazón desgarrado « Seattle Grace Hospital
  3. ¿Segundo Spin-off a la vista? « Seattle Grace Hospital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Próximas operaciones

    [En EE.UU] 12.03 I Choose You se emite en ABC el 8 de octubre de 2015.

    [En España] FOX emite la temporada 11 los domingos a las 22:00 Divinity emite la décima temporada los martes a las 22:30.

    [En Latinoamérica] SONY emite la temporada 11 los lunes en la noche.

  • Escucha los latidos

  • Disecciona su corazón

  • Ahora en Twitter

  • En Instagram @greyspanish

    No se encontró ninguna imagen en Instagram.

A %d blogueros les gusta esto: